5 Consejos de reciclaje en casa para la ciudad

5 Consejos de reciclaje en casa para la ciudad

NO ES SUFICIENTE.

El común de la gente está "a favor" de las políticas del medioambiente, muchas veces sin hacer nada más que compartir estados en Facebook al respecto.

Toma el control del reciclaje en tu hogar, haz una diferencia desde el origen.

Ayúdanos a salvar al planeta desde el lugar que más importa: Los corazones de la gente en tu ciudad.

No es secreto que en nuestra generación, cuidar el medioambiente se ha transformado en una preocupación social pulsante, mientras que aún batallamos para convencer a las altas esferas de que el cambio de nuestras vidas debe ser en 360°, completo y urgente: Las políticas mundiales no están alcanzando para contrarrestar lo que hemos destruido y consumido hasta ahora.

El cambio debe partir por cada uno de nosotros. No podemos seguir esperando que los gobiernos y empresas cambien sus políticas a tiempo, pues el cambio debe ser desde la misma gente que confía y depende de los servicios que ofrecen.

¿Quieres ayudar? Acá te decimos como:

  • El Compost es la luz

Si no has escuchado hablar del compost, probablemente has estado botando tu basura orgánica de la forma equivocada.

El compost es un derivado de desechos orgánicos que se usa como ABONO para plantas, pasto y otro vegetales. Fabricar tu propio compost no sólo es relativamente fácil, si no que tienes múltiples opciones de como hacerlo: Desde Compostación “Artesanal” Mediante gusanos o sistemas de humidificación), que puedes aprender fácilmente por Youtube o de otra persona que sepa sobre este método, hasta máquinas de lujo, como la que usan en el Sheraton Hotel Bangkok (Para empresas y hoteles), que transforma el 80% de los residuos orgánicos del Hotel en compost durante una la semana, o llevar el reciclaje a tu hogar con Zera, una estación de compostación miniatura que transforma todo desecho orgánico de tu cocina en compost en menos de 24 hrs y no supera el tamaño de un basurero normal.

https://www.youtube.com/watch?v=1MpM8fq73G8

  • No botes nada que puedas usar

Nos hemos acostumbrado a que la mayoría de las cosas que compramos sean “desechables”, lo que nos ha llevado a acostumbrarnos a, por ejemplo, comprar un teléfono cada año o botar algo cuando nos aburre. No hay comportamiento más dañino para nuestro planeta que la falta de criterio generada por el consumismo, que parece ser lo más difícil de cambiar a corto plazo, pues parte desde los corazones de cada uno de nosotros.

Antes de botarlas, encuéntrale uso a cosas que no uses en tu casa: ¿Tu refrigerador ya no funciona? ¡Transfórmalo en un mueble para tus cosas! ¿Tienes botellas de vidrio que quieres reciclar? ¡En 10 minutos puedes aprender a hacer vasos con tus favoritas! Estos principios se pueden aplicar virtualmente a casi cualquier cosa que compres y no utilices.

Recuerda: Desechar siempre debería ser tu última opción.

  • Sin bolsa, por favor.

Es hora de deshacerse de las bolsas de plástico. Compra tu bolsa reutilizable en tu supermercado o negocio local, y acostúmbrate a no necesitar nunca más el peor plástico para el planeta: Se estima que un 20% de la contaminación marítima con plástico deriva de las bolsas que desechamos, que además son trampas mortales para la flora y fauna que tiene contacto con ellas, además de contaminar nuestros océanos con microfibras de plástico. La mayoría de los países más avanzados en materia ambiental han optado por reducir drásticamente o derechamente eliminar el uso de bolsas de plástico de sus cadenas de servicios. ¿Y tu, que esperas para lograr lo mismo en tu país?

Cuando vayas a comprar, sé responsable, no pidas bolsa de plástico.

  • Deja el consumismo

La compra consciente es quizás el paso más difícil si estás acostumbrado al mundo occidental. Nuestra sociedad mediática ha acabado por normalizar el consumo excesivo en todos sus ámbitos, desde nuestras necesidades básicas (ahora expandidas en un abanico de espectro irreal), hasta en cosas que probablemente nunca usaremos, pero la publicidad nos dice que necesitamos.

Cada vez que compres, evita las cosas que vengan en paquetes muy elaborados (por ejemplo, comprar fruta y verdura no envasada) o envueltos en plástico, compra cosas que puedas (y quieras) reciclar después, cultiva tus propios vegetales y abónalos con Compost hecho de tus propios desechos orgánicos.

Sabemos que dejar de comprar todo es difícil si estás acostumbrado, pero te invitamos a intentarlo gradualmente y lograr un avance en el tiempo. Es posible independizarse al menos parcialmente del sistema de compra-uso-desecho si tienes la iniciativa.

Como dicen: Todo es práctica.

  • Reciclaje Local

Cuando quieres avanzar un paso más en el reciclaje, puedes partir por establecer tu propio sistema de acopio de baterías, latas o botellas y ganar algo de dinero en tu tiempo libre, o reciclar algún material difícil de reciclar, como los chicos de preciousplastic.com, que crearon 4 máquinas para reciclar que puedes construir en tu propio hogar y transformar plástico en obras de arte, hilo plástico para imprimir en tu impresora 3D local, o virtualmente cualquier cosa que quieras construir.

Divide tu basura, reusa tus cosas, no compres nada que no necesites.

Involúcrate, Recicla, salvemos al planeta!


Averigua más sobre nosotros y nuestras bicicletas anti-robo haciendo click acá.