Lo que descubrí subiéndome a la bicicleta

Lo que descubrí subiéndome a la bicicleta

Parece nota repetida, en todos lados podemos leer lo mismo “5 beneficios de andar en bicicleta” “Por qué es bueno pedalear”, pero hasta que no lo haces tú, no lo compruebas. Acostumbrada a usar el Metro y la micro, ya no podía más. Entre ir aplastada, sentir como te tocan el cuerpo, pelear por un micro espacio y gastar dinero que de verdad ya era una suma enorme era agobiante. Era demasiado agobiante no poder subirme al metro porque estaba lleno, y peor aún, no poder llegar a mi casa de ninguna forma.

Un día me levante decidida “Hoy me voy en bicicleta”. Y así fue. El primer día difícil, pero la vuelta fue increíble. Después de estar más de 6 horas sentada, un par de kilómetros en bicicleta me cambiaba el switch de un día con mucho trabajo. ¿Y qué pasó después? A casi 6 meses de haber tomado esa decisión he concluido lo siguiente:

img_5314

Más deporte, menos sedentarismo: Trabajamos todo el día, vamos a todos lados. Y nos excusamos que no tenemos tiempo para hacer deporte. El ocupar la bicicleta todos los días me ha servido para bajar de peso y mover mis piernas. Compruébenlo!

Chao metro, chao auto: El día que me propuse subirme a la bicicleta le dije adiós de alguna forma a moverme todos los días en el transporte público y/o en auto. Y lo agradezco. Cuando voy en la mañana o a la vuelta a mi casa, paso por al lado de todas esas personas que van agobiadas, queriendo llegar a sus casas. Puede sonar cruel, pero me da una especie de felicidad pasar por al lado de ellos en bicicleta y pensar “que alegría no tener que aguantar esto”. Hagan la prueba.


photographs-new-york-subway

Más monedas para el chanchito: El transporte público en Santiago es caro, moverse en metro o en micro en todos lados es caro. Y vamos sumando. Todo ese cálculo nos arroja un número rojo en nuestras finanzas. Lo peor es que gastamos por viajar de manera incómoda. Todo eso lo podemos invertir en una bicicleta, y hasta en un viaje. Es cosa de motivarnos!

Un contaminante menos: ¿Han pensado el nivel de contaminación que generamos al ocupar el auto o el transporte público? Nadie lo dimensiona. Y lo siento, nosotros somos los culpables de que esto ocurra. Pero se puede remediar, movernos en bicicleta no contamina nada ni a nadie, al contrario le damos un respiro a la ciudad y creamos más instancia de conciencia.


bikesvscars

Mucha, pero mucha felicidad: Puedo levantarme de mal genio o tener un día terrible en el trabajo. Pero todo cambia cuando me pongo los audífonos y empiezo a sentir el viento en la cara. Puede sonar de película gringa, pero es cierto. Esa sensación de libertad que te entrega la bicicleta es única. Es un momento de conexión, de pensar, de disfrutar.