¡Qué tóxico! No vas a creer lo que respiramos todos los días

¡Qué tóxico! No vas a creer lo que respiramos todos los días

Se ha hecho más común ir pedaleando y encontrarnos con personas que ocupan mascarillas para evitar la inhalación de las partículas malas del aire. Lamentablemente vivir en las grandes ciudades también tiene sus desventajas. Una de ellas, la contaminación del aire, que si antes era más evidente en invierno, ahora lo podemos ver todo el año. Y las cifras son alarmantes, según un estudio de la Organización Mundial de la Salud “ocho de cada diez ciudadanos respiran un aire con niveles de contaminación que superan los límites recomendados”.

¿Qué? Sí, tal cual lo lees. Somos parte de esos ciudadanos que en vez de salir a respirar aire puro, nos encontramos con gases como el monóxido de carbono, ozono y dióxido de nitrógeno. Una mezcla que emanan los buses, camiones, autos e industrias. Y todo esto entra en nuestros pulmones, en el torrente sanguíneo, lo que trae un impacto negativo a nuestra salud. Estamos totalmente expuestos.

¿Y qué hacemos ahora? Cuando dejar la bicicleta de lado no es una opción, la mascarilla viene a salvarnos de ese aire tóxico. De hecho así lo confirman “El uso de una mascarilla puede ser una forma efectiva de reducir la exposición, sin embargo, depende de que las máscaras se ajusten correctamente y se utilizan de acuerdo con las instrucciones del fabricante” afirma Gowers Alison, de Salud Pública de Inglaterra.

Lo mejor que podemos hacer para terminar con este aire tóxico es empezar a incentivar el uso de la bicicleta por sobre el auto y la micro. Y por sobre todas las cosas tener una mascarilla siempre a mano ¿Y tú como piensas contribuir?

Contamianción_UE